Contact Details

[sfcounter title="Social Media" new_window="1" nofollow="1" hide_title="0" hide_numbers="0" show_total="0" box_width="" is_lazy="1" animate_numbers="1" max_duration="5" columns="3" effects="sf-no-effect" shake="" icon_color="colord" bg_color="colord" hover_text_color="light" hover_text_bg_color="colord" show_diff="0" show_diff_lt_zero="0" diff_count_text_color="" diff_count_bg_color=""]
diciembre 9, 2018

70 años de la Declaración Universal de los Derechos Humanos

Derechos Humanos y Derechos de los Pueblos Indígenas

El 10 de diciembre de 1948, en un contexto signado por el fin de la Segunda Guerra Mundial  la Asamblea General de las Naciones Unidas proclamó la Declaración Universal de los Derechos Humanos, un despertar jurídico  frente  a  los  horrores vividos, una forma de  reconocer universalmente  la dignidad inalienable de las personas sin distinción de ningún tipo.

Desde los derechos proclamados,  a partir de ella  se trazó un camino de reconocimiento de otros derechos a través de sucesivos Pactos y Tratados Internacionales.

Es necesario ver el eco de  estos 70 años de la Declaración Universal en relación a los derechos  Pueblos Originarios, que  desde sus  luchas lograron plasmarlos en  instrumentos internacionales y en el derecho interno de cada uno de los países. El cambio en nuestro país se   ve en  la reforma del  ’94 en  el  art. 75 inc. 17 de   la  Constitución Nacional

A este  respecto es importante la opinión  del  Dr. Eduardo Hualpa, abogado especializado en Derecho Indígena, docente y miembro del Equipo Nacional de  Pastoral Aborigen (ENDEPA)

Desde la Declaración Universal a los Derechos de los Pueblos Indígenas

La Declaración Universal de los Derechos Humanos consagra una serie de derechos individuales de las personas.  Al momento de esa Declaración no existía aún el concepto de derechos colectivos ni el reconocimiento de los Pueblos Indígenas.

La Declaración Universal y  los derechos de los Pueblos Originarios

“Los DD HH son una construcción reciente, en esa historia el fin de la Segunda Guerra Mundial en 1945, marca un hito importante porque los países que habían visto la tragedia, los horrores, la muerte, el Holocausto, millones de personas afectadas por estos procesos políticos, militares y de segregación quisieron ponerle un freno. Lo que esa declaración pretendió fue garantizar que en el futuro no ocurrieran situaciones como esa. Hay que tomar en cuenta que se sale de la idea del principio internacional de no injerencia en los asuntos internos. Ya los DDHH no son un asunto interno de cada país, sino que los Estados se comprometen a respetarlos frente a la Comunidad Internacional. Los derechos indígenas como derechos colectivos tal como los conocemos hoy no estaban presentes a la hora del nacimiento de la Declaración Universal de los Derechos Humanos. Incluso en esa época todavía regía el paradigma de la asimilación y de la integración y existían algunos instrumentos de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) vinculados con poblaciones indígenas, pero no existía la categoría colectiva “Pueblos Indígenas”.

La Asamblea General de las Naciones Unidas, la Organización Internacional del Trabajo (OIT)

“A principios del siglo XX la OIT, que estudia la realidad del trabajo en los diferentes lugares del mundo, se da cuenta de que estudiar la realidad del trabajo en países donde hay población rural o poblaciones indígenas es distinto que en las urbes. Empieza a hacer estudios específicos, a hacer recomendaciones, algunos documentos y llega en 1957- nueve años después  de la Declaración- al Convenio 107 de la OIT. Éste es un Tratado de Derechos que establece  protección respecto de los Territorios, de las tierras de los Indígenas,  de sus derechos y educación. Todavía es un tratamiento muy paternalista. Los indígenas son protegidos hasta que se incorporen a la economía y a la sociedad nacional. No se los considera como una entidad con derechos colectivos ni tampoco con valores que valga la pena mantener.

Después que empiezan a aparecer los instrumentos internacionales, por ejemplo, la Declaración Universal de los Derechos Humanos, el Pacto de Derechos Civiles y Políticos (1966), el Pacto de Derechos Económicos, Sociales y Culturales (1966) se inicia  la discusión sobre el tema de las minorías. Se considera insuficiente la protección frente a horrores como el nazismo, que brindan estos instrumentos, y se comienza a trabajar la idea de las minorías. En este contexto también se trabaja lo que hoy  conocemos  como  los derechos indígenas.”

Los derechos indígenas son derechos colectivos

“A partir de 1980  se empieza a comprender  que lo indígena tiene una particularidad especial, por lo que   otro tipo de paradigma es el parámetro,  así se separa lo indígena de las minorías. En 1989 la OIT revisa el convenio 107 y se celebra el convenio 169 OIT.

Este Convenio ya no tiene esa posición paternalista. Reconoce a los Pueblos Indígenas, no poblaciones, reconoce derechos colectivos. Este es el gran aporte que hace la OIT al resto de los instrumentos jurídicos y a  los sistemas políticos en el mundo. Porque al reconocer la existencia de derechos colectivos, la relación entre el Territorio y los Pueblos, la libre determinación, la consulta y la participación indígena se comienza a dar otro tipo de discusiones donde la  aparición de un sujeto colectivo va a marcar los siguientes tiempos en materia de Derecho Internacional Público y en materia de Derechos Humanos.

Un elemento importante que hace a la particularidad de los derechos indígenas es que se considera que su carácter colectivo es fundamental y que incluyen el reconocimiento que  se hace expreso en el Convenio 169 de la OIT: la especial relación de estos Pueblos con el Territorio.”

Fundamentos de este reconocimiento

“La razón por la que los derechos indígenas incluyen esta relación con el Territorio tiene que ver con el tipo de opresión que vienen sufriendo durante tantos siglos, sobre todo desde la constitución de los Estados modernos y con el tipo de reparación que necesitan. La relación de los Pueblos Indígenas con la Tierra es una relación especial, ya lo ha dicho la Comisión Interamericana de  Derechos Humanos (CIDH), no es una relación con una cosa como la que tienen el hombre y la mujer occidental sino es una relación especial en la que se juegan los elementos vitales de los Pueblos. Es impensable su vida fuera del Territorio. Si se quiere respetar la supervivencia, existencia, reproducción de los Pueblos Indígenas como tales, no solamente de sus miembros sino de los Pueblos, ellos necesitan el entorno vital que es la Tierra y el Territorio.”

Cómo articula esta realidad en Argentina

“Podemos ver, por ejemplo, que la Constitución Argentina de 1853 vinculaba a los “indios” con las fronteras y recién en 1994 pasa a reconocer derechos de los Pueblos Indígenas, después de un largo proceso e intensas movilizaciones.

Es importante indicar que estas normas que se fueron consolidando en el orden internacional no fueron un regalo de los gobernantes o de los Estados sino que fueron producto de intensas luchas de los Pueblos Indígenas que no se cansaron, aun después de las agresiones sufridas, de las derrotas en diferentes espacios, de reclamar por el reconocimiento de sus derechos, presentarse ante las autoridades a dar su voz. En Argentina tenemos que pensar en el Malón de la Paz de 1946 que fue un hito importante y también el protagonismo indígena estuvo muy presente para la reforma de la Constitución en 1994.

Al regreso de la democracia, en 1983, el Dr. Raúl Alfonsín ratificó varios tratados de derechos humanos y ahí aparece la primera ley importante de“Políticas en Materia de Comunidades Indígenas”, Ley 23302, aunque todavía no reconoce los Pueblos es un avance respecto de la visión anterior. Esto también pasó en las provincias donde hubo reformas constitucionales y diferentes leyes.

La lucha por la ratificación del convenio 169 en Argentina es un ejemplo muy interesante de lo difícil que resulta para los Pueblos Indígenas avanzar en nuestro país, la ley que aprobó ese Tratado es de 1992. Sin embargo, tuvieron que pelear 8 años – y en ese sentido Endepa hizo varias campañas importantes- para que el Presidente Fernando de la Rúa ratifique ante la Secretaria Ejecutiva de la OIT ese Convenio.

Estuvo 8 años en el limbo, era como un Convenio en tránsito, un Tratado no ratificado.  Ese también es un buen ejemplo del protagonismo indígena y de las dificultades que tiene para avanzar.

Acciones del Estado Argentino para garantizar el territorio  indígena  mencionado en la Constitución Nacional

“La Ley de Emergencia de la Propiedad Comunitaria, conocida como 26160, a partir de 2006 establece la suspensión de los desalojos y la realización de un censo, un relevamiento territorial jurídico y catastral, para los Pueblos Indígenas. Si bien no ha logrado el total de sus cometidos ha permitido que un cierto porcentaje de las Comunidades, bajo aun, de nuestro país tenga sus territorios relevados y otros estén en proceso. Es una herramienta también que se aplica para cuando hay disputa sobre la ocupación tradicional indígena, los jueces tienen que respetar la prohibición de desalojos ya sean judiciales o administrativos.

Sobre el reconocimiento de la Propiedad Comunitaria Indígena en Argentina hay que decir que con el dictado de la ya mencionada ley 23302 se empezaron a hacer lo que se decía en ese momento: adjudicación de Tierras. Todavía no era reconocimiento constitucional porque no había Constitución que lo avalara, y esto tuvo fuerte influjo después de la reforma de la Constitución en 1994.

En algunos casos en diferentes lugares del país se ha reconocido por vía de expropiación, por vía de adjudicación e incluso por vía de donación, Territorios a diferentes Comunidades. Pero esos procesos son sumamente complejos y no siempre los Estados provinciales los han resuelto adecuadamente. La mayoría de las veces las provincias hacen las cosas incompletas o no se defiende adecuadamente el carácter Comunitario de la Propiedad de la Tierra y se terminan malogrando los buenos esfuerzos, que también los hay, respecto de este tema.

El Estado argentino y las provincias que lo componen han hecho algunos intentos normativos, administrativos o de hecho vinculados con el reconocimiento de la Propiedad Comunitaria Indígena y el resto de los derechos indígenas. Pero esos intentos no han sido suficientemente sostenidos, suficientemente nítidos ni han alcanzado para el reconocimiento que están, todavía, esperando los casi 40 Pueblos en Argentina.”

Otras declaraciones internacionales a favor de los Derechos de los Pueblos Indígenas

En el año 2007 se proclamó la Declaración de las Naciones Unidas sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas y más recientemente la OEA adoptó la Declaración Americana de los Derechos de los Pueblos Indígenas en 2016, sumando nuevos instrumentos internacionales de reconocimiento de derechos.

Tratado, Convenios, Declaraciones, Constituciones, Leyes y la realidad Indígena

“Creo que los Pueblos Indígenas están mejor después de estas declaraciones, aunque existe todavía una importante brecha entre esas promesas de las Constituciones, de las leyes, de los Tratados y la realidad que viven. Pero las normas son herramientas que se utilizan para reclamar y para controlar esas promesas que la Constitución y los Estados han hecho a estos Pueblos Indígenas.”

Share this:

About endepa

endepa

  • Email

Add Comment