julio 13, 2019

“El trabajo Indígena fue muy positivo y estimulante”

Entrevista a Elva Roulet

La Reforma Constitucional de 1994 representó un paso fundamental en relación a los derechos Indígenas. Con la incorporación del Inciso 17 al Artículo 75 se garantizan, desde ese momento, todos los aspectos que posibilitan el desarrollo de los Pueblos Originarios.

En ocasión de esta reforma Elva Roulet resultó electa Convencional Constituyente. Presidió la Comisión de Nuevos Derechos y Garantías y colaboró de manera intensa en los objetivos que perseguían las Comunidades Indígenas de todo el país.

Desde 1987 es Presidente de la Fundación Jorge Esteban Roulet. También es Presidente del “Instituto de Estudios e Investigaciones sobre Medio Ambiente” (IEIMA) desde 1990 y Fundadora y Presidente Honoraria del Instituto de Cultura Indígena Argentina desde 1999.

Nos cuenta sobre este importante proceso transcurrido en Santa Fe.

 

En 1994 la cuestión indígena no estaba en la agenda política oficial ni de los partidos políticos ¿De qué manera se produjo su acercamiento a las problemáticas indígenas y sus reclamos?

La Ley de Declaración de la necesidad de la Reforma Constitucional No. 24.309, sancionada el 29 de diciembre de 1993, estableció en su Art. 3, inciso II, la adecuación de los textos constitucionales a fin de garantizar la identidad étnica y cultural de los Pueblos Indígenas por reforma del Artículo 67, inciso 15 de la Constitución Nacional. Este artículo fue incluido por iniciativa mía, presentada en mi partido, la Unión Cívica Radical, y llevada a la correspondiente Comisión encargada de definir los contenidos de la reforma.

Esto significó que el tema pasó a formar parte de la agenda política que se fue ampliando en su tratamiento en el seno de la Convención. Mi involucramiento con el tema tenía una larga trayectoria familiar; por un lado la residencia de mi familia en Misiones, donde existe una presencia Indígena poco visible y marginalizada, en este sentido la toma de conciencia y compromiso con esta realidad fue marcado. Por otra parte, los estudios de mi hija Florencia Roulet, historiadora, con una extensa y abundante investigación sobre el mundo Indígena en la Argentina, que releva y analiza las condiciones políticas y culturales con que fueron consideradas en el devenir histórico y la situación actual de las Comunidades Indígenas, sus expresiones culturales propias, su inserción social y su contribución a la matriz poblacional de nuestro país.

 

 

 

Desde una opinión calificada, como la suya ¿Por qué fue importante reformar el art. 67 en su inciso 15  para llegar al Artículo 75, Inc.17 actual?

El Art. 67, inc. 15 era anacrónico, vejatorio y discriminaba alevosamente esa parte de nuestra población. Su modificación fue tratada en la Comisión de Nuevos Derechos y Garantías, que presidí. Contó con el acompañamiento de numerosos representantes de las Comunidades de todas las Etnias a lo largo y ancho del país.

Cabe destacar que fue uno de los dos únicos artículos aprobados por unanimidad. El despacho de la Comisión es de mi autoría y está agregado en anexo de la sesión, ya que no hubo debate en razón de la unanimidad alcanzada.

 

Se desarrolló entonces, y continúa ahora, una fuerte discusión respecto al término “Argentinos” en el inciso 17 ¿Cuál fue el motivo de su inclusión?

El término Argentinos se refiere, por una parte, al hecho de que se trata de los Indígenas de nuestro territorio y, en segundo lugar, para evitar confusión respecto al universo involucrado descartando la posibilidad de un mal uso de la expresión “Pueblos”, cuyo alcance está perfectamente definido en el Convenio 169 sobre Pueblos Indígenas de la OIT.

 

¿Cómo se desarrolló el trabajo junto a las Comunidades Indígenas y las organizaciones que las acompañaban?

El trabajo con las asociaciones Indígenas que nos acompañaron fue muy positivo y estimulante.

Hubo una permanente empatía y colaboración; su presencia permanente fue un factor determinante para el logro de la unanimidad.

 

En términos políticos y personales, ¿Qué representó para Usted participar como Constituyente impulsando esta causa?

En lo personal considero que este logro ha sido el hecho que le da el mayor sentido a mi condición de constituyente y representa un alto honor para mí. El reconocimiento expresado entonces y hoy por los representantes Indígenas que sostuvieron nuestro trabajo es el valioso premio al deber cumplido.

 

Han pasado veinticinco años ¿considera que la Argentina de hoy ha madurado al nivel de lo expresado en los puntos del inciso?

A 25 años de la Reforma Constitucional quedan deudas pendientes.

No se ha legislado sobre aspectos conceptuales y operativos necesarios como es una correcta definición de Comunidad Indígena. El reconocimiento y los derechos otorgados no lo son a título individual sino colectivo.

La identificación de las Comunidades históricamente constituidas y las tierras que tradicionalmente ocupan es aún una tarea inconclusa y lo realizado debiera ser debidamente evaluado.

Desde otro punto de vista, este artículo de la Constitución visibilizó la existencia de estos Pueblos olvidados, y hasta a veces reprimidos, generando una amplia toma de conciencia en la sociedad en general.

Hoy se hace necesario avanzar en su identificación y llevar adelante una política activa de educación y capacitación en todos los niveles y campos del conocimiento, generando condiciones para su desarrollo pleno, que sin dejar de lado los aspectos culturales que los distinguen, les permitan su inserción en la más amplia comunidad nacional.

Share this:

About Joselo Riedel

Joselo Riedel

  • Email

Add Comment