octubre 5, 2019

“La Iglesia quiere escuchar y aprender de los Pueblos Originarios”

Así lo manifestó el Obispo Ángel Macín quien viajó al Vaticano como Padre Sinodal, representante de Argentina – junto a Monseñor Oscar Ojea, Obispo de San Isidro y Presidente de la Conferencia Episcopal Argentina – en el Sínodo Mundial sobre la Amazonia, convocado por el Papa Francisco, que se llevará a cabo del 6 al 27 de octubre.

El Obispo de Reconquista y Presidente de la Comisión Episcopal de Pastoral Aborigen, brindó detalles de su participación en este importante evento que tendrá como eje fundamental el cuidado de la Amazonia y las acciones a seguir frente a la problemática mundial del cambio climático.

¿Cuál es la importancia de este Sínodo?

Este Sínodo es importante por varias razones, en primer lugar porque después de mucho tiempo, muchos siglos, es el primer Sínodo regional que se hace. La Iglesia de los primeros tiempos acostumbraba a hacerlos y después del Concilio Vaticano II comenzaron a desarrollarse estos Sínodos temáticos, que concluyen con un documento, por lo general presididos por el Papa. En este caso Francisco decide hacer uno regional con las personas que trabajan en ese territorio.

Pienso que es un desafío y una invitación del Papa a multiplicar este tipo de experiencias en la Iglesia y a crecer en la sinodalidad, en esto de caminar y responder juntos frente a los desafíos del camino.

Por otra parte considero que este evento es importante porque incluye y aborda realidades urgentes que tienen que ver con el cuidado del planeta, de la casa común. Es un tema que no se puede demorar, que necesita un tratamiento urgente y efectivo.

La participación de tantas personas en toda la etapa previa, alrededor de 80.000, y particularmente de las Comunidades Indígenas de Amazonia es una valiosa expresión de que la Iglesia quiere escuchar y aprender de los Pueblos Originarios en los temas referidos al cuidado del planeta.

 

¿Qué misión tiene la Iglesia frente al avasallamiento al ambiente?

Por un lado estimo que tiene una misión profética desde la palabra de Dios, donde estamos invitados a anunciar que el ser humano ha sido puesto en este lugar, para cuidar de sus espacios y alcanzar su plenitud.

Además tenemos un desafío importante en la tarea del diálogo entre grupos humanos, instituciones, gobiernos, para poder establecer una estrategia en común, así a esta cuestión de la emergencia climática la podremos abordar y superar entre todos, estableciendo líneas de acción en común. Para eso es necesario consensuar y encontrar el camino juntos, respondiendo a esta realidad.

 

¿Cuáles son sus expectativas frente a este importante evento?

Mis expectativas son positivas, en cuanto que la Iglesia ha asumido un rol protagónico en este sentido y se viene trabajando desde hace tiempo junto a los Pueblos Originarios y demás poblaciones que habitan la Amazonia.

Participar de una experiencia de este tipo me genera una expectativa importante en lo que se refiere a la escucha, al aprendizaje y a todo lo que pueda replicarse y resultar iluminador para nuestras realidades concretas, tanto en Argentina como en toda la región. Vale mencionar que muchas de las realidades que se van a tratar también se están dando en nuestro país, por ejemplo la zona chaqueña, el Acuífero Guaraní, las Salinas Grandes, el área de Vaca Muerta, los glaciares; es decir que tenemos diferentes espacios geográficos que padecen situaciones de maltrato similares a las que se van a abordar en Sínodo en busca de respuestas.

El extractivismo, la cultura del descarte, el avance de la frontera agrícola son temas que tienen que ver con nosotros, por lo tanto podremos implementar las herramientas que se brinden relacionadas con estos flagelos, seguir trabajando aquí y acompañando a los Pueblos Indígenas.

Me gustaría también profundizar en la temática eclesial, es decir lo que se refiere a la inculturación de la fe, que plantea el Sínodo. El Papa habla de buscar un rostro amazónico de la Iglesia, con eso nos está desafiando a ver cómo despojarnos de ciertos soportes culturales que arrastra el evangelio que anunciamos, para poder hacer que esa Buena Noticia se inculture realmente en otras formas de pensamiento y en otras formas de vinculación.  

 

El Sínodo de la Amazonia será extraordinario, reunirá a obispos y representantes de la Iglesia e instituciones de todo el mundo y tendrá como objetivo principal buscar herramientas y caminos de interacción con los pueblos que habitan esta gran y rica región, especialmente los Pueblos Indígenas que se van altamente perjudicados frente al sistema económico preponderante. (Amazonía – Nuevos caminos para la Iglesia y para una ecología integral)

Fotografía: Prensa El Vaticano
Share this:

About Joselo Riedel

Joselo Riedel

  • Email

Add Comment