febrero 20, 2019

LA LUCHA DE LHAKA HONHAT LLEGÓ A LA CORTE INTERAMERICANA DE DERECHOS HUMANOS

Un caso emblemático de Derecho Indígena que involucra 45 comunidades de Salta.

 

Luego de 34 años de reclamos, la Corte Interamericana de Derechos Humanos intervendrá en un caso de la Argentina sobre los territorios ancestrales de Pueblos Indígenas. En este marco tratará en audiencia los días 14 y 15 de marzo, la denuncia por incumplimientos del Estado argentino en el proceso de titulación como propiedad comunitaria de las tierras registradas como “lotes fiscales 55 y 14”. Se trata de un conflicto por  643 mil hectáreas en el departamento de Rivadavia en Salta.

Desde el retorno a la democracia (1983) varias Comunidades de pueblos cazadores, recolectores y pescadores, que habitan en el Chaco Salteño, están reclamando al Gobierno que se titulen sus tierras de uso tradicional.

El conflicto por las 643 mil hectáreas corresponde  a un reclamo que ha sido acompañado por el Centro de Estudios Legales y Sociales (CELS) y la Asociación Lhaka Honhat, que nuclea comunidades de los Pueblos Wichí, Chorote, Chulupí, Toba y Tapiete. Las Comunidades reclaman que se delimite su territorio y se les reconozca un único título de propiedad comunitaria. Esto implicaría reubicar a las familias criollas que residen en la zona, y más específicamente, que se trasladen sus unidades productivas. El argumento es que del Territorio Indígena depende la alimentación y supervivencia de las comunidades.

Del total de 643.000 hectáreas que involucran los lotes fiscales 55 y 14, el Estado debe demarcar las 400.000 correspondientes a las comunidades indígenas y las 243.000 correspondientes a las familias criollas. En estos años, denuncia el CELS, “la colocación de alambrados y cercas por personas no indígenas ha perturbado la integridad del territorio tradicional y la forma de vida de las comunidades, que son cazadoras-recolectoras”.

“Convocar a la República Argentina, a los representantes de las presuntas víctimas y a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos a una audiencia pública sobre la excepción preliminar y los eventuales fondos, reparaciones y costas, que se celebrará los días 14 y 15 de marzo de 2019, a partir de las 9:00 horas del día 14, durante el 130 Período Ordinario de Sesiones, que se llevará a cabo en la sede de la Corte en San José, Costa Rica para recibir sus alegatos y observaciones finales orales, así como para recibir las declaraciones (de los testigos propuestos)”, resolvió la Corte Interamericana de Derechos Humanos en el “Caso comunidades indígenas miembros de la Asociación Lhaka Honhat versus Argentina”.

 

De esta manera la Corte Interamericana informó que en la audiencia pública del 14 y 15 de marzo se tomará declaración a diez testigos, dos propuestos por los presentantes (Lhaka Honhat y su equipo técnico, que incluye al abogado Matías Duarte) y ocho propuestos por el Estado argentino. También declararán cuatro peritos, dos propuestos por Lhaka Honhat, una por el Estado y una propuesta por la Comisión Interamericana.

 

Por Lhaka Honhat darán parte el Coordinador, Francisco Pérez, que es cacique de la Comunidad Cañaveral y Rogelio Segundo, cacique de la Comunidad La Curvita. Disertarán sobre los antecedentes de su reclamo, la formación de la Asociación de Comunidades, la reivindicación territorial que hacen, el vínculo de los pueblos originarios con el territorio de ocupación y uso ancestral que reclaman, y el proceso de acuerdos que llevaron adelante con habitantes criollos ubicados dentro del territorio indígena. También está previsto que hablen del avance de los alambrados en el territorio indígena, la presencia de animales vacunos y los desmontes.

 

El Estado propuso los testimonios de cinco habitantes originarios, Francisco Gómez, Humberto Chené, Fortunato Constantino, Ascencio Pérez y Víctor González, para hablar del proceso de remarcación y regularización que lleva adelante el gobierno de Salta. Y propuso que declaren tres criollos, Abraham Ricalde, Dante Albornoz y Saturnino Ceballos, para que hablen de lo mismo.

 

En calidad de peritos declarará la antropóloga, docente de la Universidad Nacional de Salta (UNSa) e investigadora Catalina Buliubasich, quien había sido propuesta por ambas partes, aunque Lhaka Honhat la ofreció como testigo. La Corte entendió que debía declarar como perito atendiendo a sus conocimientos.

La también antropóloga, docente de la UNSa e investigadora Norma Naharro declarará como perito a pedido de Lhaka Honhat. Igual que el abogado Rodrigo Solá, especializado en derechos humanos y derecho indígena.

 

A pedido de la Comisión Interamericana, la Corte aceptó el testimonio de la especialista en derecho Nancy Adriana Yáñez Fuenzalida, docente de la Universidad de Chile, quien hablará sobre estándares internacionales en materia de propiedad y sobre acceso al derecho a la consulta y participación de los pueblos originarios.

UN FALLO SIN PRECEDENTES

Es sumamente importante que la Corte Interamericana se haya abocado al estudio de la causa de las Comunidades de Lhaka Honhat, que lleva tantos años de tratamiento. A nivel americano es el organismo máximo, tiene la facultad de revisar las cuestiones internas de los países y hacer el control de cumplimiento de los compromisos internacionales en materia de derechos humanos. Es organismo puede condenar inclusive al Estado y éste tiene la obligación de cumplir con el fallo porque le reconoció competencia previamente. Entonces, en caso de haber sentencias condenatorias va a tener que cumplir. También es importante porque es el primer caso en el que Comunidades Indígenas de Argentina pueden llegar a esta instancia y en este sentido será también la primera sentencia. Hay otros ya, a nivel Corte Interamericana, relacionados con Comunidades Indígenas de Paraguay,  Surinam,, Nicaragua, Ecuador, pero esta es la primera vez de Argentina.

El riesgo de que el caso se haya dilatado tanto tiempo, tiene que ver principalmente con la incertidumbre jurídica, que ocasiona desalojos a las comunidades, amenazas, la intrusión de terceros en el territorio, empresas particulares que con generación de emprendimientos productivos  modifican el uso del suelo en materia ambiental; se le da un destino distinto. Estas afectaciones son de tipo irreversibles.

Todo esto pone en riesgo la posibilidad de que las comunidades puedan continuar desarrollando su modo de vida de acuerdo a sus cosmovisiones particulares. Muchas personas integrantes de las comunidades han tenido que trasladarse a otros lugares, porque al no tener la posibilidad de ocupar sus tierras se ven obligados a encontrar nuevos destinos. Para las comunidades el peligro es la desintegración a través de la partida de sus miembros, es una suerte de sentencia de muerte comunitaria.

Desde el ENDEPA, se colaboró siempre en la visibilización del caso y en la presetación ante otros organismos de Naciones Unidas en cada presentación realizada . Si bien no se acompaña directamente el caso que está en manos de otras instituciones acompañantes, cada vez que se hizo una presentación, por ejemplo ante el Comité de Derechos Humanos, el Comité la Eliminación de la Discriminación contra la Mujer, ante el Comité por los Derechos del Niño, el Comité de los Derechos Económicos, Sociales y Culturales y a la Organización Internacional del Trabajo; siempre hubo un capítulo especial al caso de  Lhaka Honhat, a su lucha a nivel internacional en el ámbito del Sistema Interamericano, porque lo consideramos relevante y un caso testigo a nivel nacional de distintas vulneraciones.

El impacto del fallo será muy fuerte, primero para las Comunidades involucradas directamente, porque el Estado Argentino tiene la obligación de cumplir con la sentencia que dicte la Corte Interamericana y en segundo lugar para todas las comunidades, no solamente las del país, sino también de la región. En Argentina ya la Corte Suprema de la Nación ha dicho que las sentencias de la Corte Interamericana deben ser tomadas como directriz de los Tribunales argentinos, como el faro que guíe las decisiones a nivel interno; así que lo que se resuelva en este caso va a impactar también en otros casos, aunque no sea específicamente el de Lhaka Honhat . Este es un punto por el cual las distintas Comunidades Indígenas del país y de otros países de América están mirando atentamente en lo que pueda suceder en la próxima audiencia y en la sentencia que dictará la corte.

Hasta el momento la Posición de la Corte Interamericana ha sido a favor del reconocimiento de los Derechos Indígenas. Ha colaborado en ampliar los estándares internacionales de derechos humanos de los Pueblos Indígenas, de darle más contenido, mayor riqueza y ha fallado especialmente en materia de territorio, de consulta previa, de reconocimiento de la identidad de los Pueblos Indígenas. Siempre tuvo una lectura integral de los compromisos internacionales del Estado, analizando, no solamente los tratados internacionales propios del Sistema Interamericano; sino incorporando también otros en esta lectura armónica e integral como la Declaración de la ONU de los Derechos de los Pueblos Indígenas, o el Convenio 169 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT). Así que desde esta mirada, la Corte Interamericana desde su jurisprudencia lo que  ha hecho es ir recogiendo los distintos avances del sistema jurídico y a través de su interpretación dotando de mayor riqueza a cada uno de los derechos comunitarios en particular.

Fotografía: Agencia Télam

Share this:

About endepa

endepa

  • Email

Add Comment