agosto 20, 2016

Repudio a la represión y criminalización de la lucha mapuche

FACUNDO JONES HUALA
Las Pu Lof en Resistencia del Departamento Cushamen Ruta 40, en el cruce con el camino de acceso a El Maitén, llevan adelante un proceso de recuperación territorial desde el 13 de marzo de 2015, dentro de los predios del terrateniente Luciano Benetton, (a través de la) Compañía de Tierras del Sud Argentino S.A. La identidad del pueblo milenario mapuche, que surge de la relación con el Wal Mapu (territorio), genera este proceso de recuperación, que lucha por tener el control sobre el territorio que habita. Es también reconstrucción espiritual, histórica, cultural de la cosmovisión de este pueblo.
Este proceso de recuperación afecta fuertemente los intereses que responden a la multinacional, al extractivismo, y sus planes de destrucción del territorio y su saqueo.

La corporación de los Benetton concentra casi un millón de hectáreas en la Patagonia argentina. Cuando desde la autodeterminación del pueblo, se decide llevar a cabo una política que sea coherente con su kimun (conocimiento mapuche) y el orden de la naturaleza, la respuesta es la represión y el maltrato de las instituciones del Estado, que se manifiestan y accionan al servicio de Benetton.
Y es también ahí cuando se pone de manifiesto la negación de los derechos fundamentales, reconocidos por la Constitucion Nacional, el convenio 169 de la OIT y la Declaracion de las Naciones Unidas sobre los derechos de los Pueblos Indígenas. El pueblo mapuche tiene derecho a ser reconocido como pueblo y a desarrollarse dentro de un territorio sobre el cual posea autonomía.
La represión se manifestó con violentos e ilegítimos allanamientos y la detención de hermanos y hermanas Mapuche por parte de las fuerzas policiales de infantería, GEOP, Brigada de Investigaciones- y como fuerza interjurisdiccional, Gendarmería Nacional. La detención se hizo en horas nocturnas, efecto sorpresa, a las 6,55 hrs, del 27 de mayo pasado.
De esa cruel jornada quedó detenido Facundo Jones Huala, weichafe (guerrero) y longko Mapuche, perseguido y ahora preso político.
Otro hecho de represión se repite el 29 de junio, con una balacera de más de 240 cartuchos de escopeta, balas 9mm y gases lacrimógenos.
Esta represión se acompaña con la presencia en la zona de un agente de inteligencia que espía ilegalmente a los miembros del lof y a vecinos de la Comarca que defienden los bienes comunes y se oponen a la contaminación megaminera. También han visitado la zona otros funcionarios del gobierno nacional realizando declaraciones que demuestran que la posición estatal lejos de admitir la relevancia del reclamo territorial indígena, viene a completar un círculo de control, represión y a acallar las voces de reclamos. En este marco se ha promovido desde el Estado un tratamiento mediático xenófobo y racista que no hace sino potenciar el conflicto.
También repudiamos algunas manifestaciones públicas de funcionarios judiciales, contrarias al respeto que el pueblo mapuche merece y alejadas del rol de garante de los derechos de los pueblos indígenas.


Equipo Nacional de Pastoral Aborigen

Share this:

About endepa

endepa

  • Email

Add Comment