abril 7, 2017

Un amparo para acceder a la tierra

ava
(Fuente: Agencia Andar/ La Plata)La Comisión Provincial por la Memoria promovió un amparo para que se garantice el derecho de acceso a la tierra para el desarrollo humano de la comunidad Iwi Imemb`y. La demanda busca que se los provea de tierras aptas y suficientes para el desarrollo conforme a sus pautas culturales y, una vez que las mismas sean provistas, se les otorgue el título de propiedad comunitaria indígena.
Para acompañar la presentación la comunidad movilizó esta mañana a la Cámara Federa de La Plata. De acuerdo con su cosmovisión el acceso a la tierra viene atado de la posibilidad de desarrollar y ejercer el resto de sus derechos.

En la presentación hacen responsable al Gobierno nacional por no implementar efectivamente los derechos de los pueblos indígenas, junto al Instituto Nacional de Asuntos Indígenas (INAI) y varios de sus ministerios; también identifican como responsables solidarios al Estado provincial y municipal que deberían garantizarles el acceso a una vida digna. “El problema indígena amerita soluciones profundas por lo que debe tenerse presente las distintas instancias de un Estado en sentido lato”, aseguran en el escrito.
La comunidad Iwi Imemb´y (Hijos de la Tierra) pertenece al pueblo Ava Guaraní. El conflicto por la tierra inició en Salta en septiembre del 2003, cuando un juez ordenó el desalojo de su territorio tradicional. En ese momento la provincia de Salta había vendido a la empresa Seabord Corporation tierras que figuraban en los registros provinciales como tierras fiscales, pero que estaban ocupadas ancestral y tradicionalmente por la comunidad indígena Iguopeigendá. Así, algunos de sus miembros se vieron forzados a migrar a la provincia de Buenos Aires.

Aquí los Iwi Imemb´y se asentaron en el paraje El Peligro de La Plata hace más de 13 años. Allí llegaron a arrendar una hectárea de tierra que es la que ahora reclaman para su desarrollo. La agricultura es la actividad básica desde la que asientan su cultura y que les permite también un sostén económico.

Hoy la comunidad está conformada por nueve familias, en las que hay 17 niños y 11 jóvenes. En octubre de 2016 la dueña cesó el contrato por el que trabajaban en ese terreno y la comunidad terminó desmembrada al tener que vivir en tres localidades diferentes.

Share this:

About endepa

endepa

  • Email

Add Comment