agosto 6, 2020

Comunidades Mapuche-Tehuelche juntas contra la megaminería

Carta del Padre Tono, Antonio Sánchez, Sacerdote Salesiano que acompaña y apoya las luchas de Comunidades del Pueblo Mapuche-Tehuelche,  en apoyo a la iniciativa popular que rechaza la  minería a cielo abierto a gran escala y defiende la tierra el agua y el aire en la provincia de Chubut:

Gan Gan, 04 de agosto 2020

“Soy el Padre Tono, sacerdote salesiano en la misión de la meseta central norte de Chubut. Vivo y conozco la realidad y a las personas con sus rostros trabajados por el tiempo, por la edad y por la rigurosidad del clima y la intemperie. Muchos han trabajado en el campo, han vivido frente al viento y la nieve, el sol y la sequía… han nacido, vivido y envejecido en la meseta.

Los partidarios de la megaminería nos acusan, a los que no deseamos la minería a cielo abierto con explosivos y químicos, de ser alimentados por el gobierno, de no vivir en la meseta, de no entender sobre minería, de tener una vida fácil y segura.

No es así, señores megamineros, muchos vivimos y compartimos la vida, las ilusiones, las luchas y las esperanzas de la meseta. Muchos no estamos de acuerdo con la megaminería y la extracción de metales de nuestro suelo.

 Nos duele la falta de trabajo y somos sensibles. Elevamos nuestra voz al gobierno, a los jefes de las comunas, y a los que tienen capital para que pongan en funcionamiento el campo, para que apoyen con animales a los mini productores, que insistan a los estancieros y a los dueños de las grandes extensiones agrícolo- ganaderas que reabran sus campos a la producción ovina, caprina, vacuna y yeguariza.

– Si la megaminería comienza a contaminar el subsuelo, nos quita la única posibilidad de agua para vivir.

– La megaminería como estrategia de desarrollo para la meseta central norte, una de las más postergadas de la Patagonia, es un mito y una mentira. No crea trabajo local y sustentable, como se dice.

-Por otra parte, dicen que darán trabajo a unas cinco mil personas, muchas, casi todas de afuera, en un pueblito, por ejemplo, Gan Gan, de unas novecientas personas. Les decimos que ese lugar perderá absolutamente su identidad, su cultura, su forma de vivir, su paz. Será una especie de “Lejano Oeste”, donde el que manda no va a ser el Estado, sino las empresas mineras.

En la meseta estamos abandonados y carentes de todo, pero no de dignidad. Vivir en ella es duro, pero amamos nuestra tierra. Los Pueblos Aborígenes, comprendidos y apoyados por el Convenio 169 de la Organización Mundial del Trabajo (OIT), refrendado por el Estado nacional, exigen ante este tipo de emprendimientos extractivos y de posible desarrollo una CONSULTA PREVIA que en las Comunidades Mapuche-Tehuelches no se realizó. Que debe ser bien informada, razón por la que no puede hacerla la empresa minera.  Exigen respeto total y sin presiones a la decisión de las Comunidades que forman el Pueblo Originario Mapuche-Tehuelche en la meseta.

Las Comunidades, por lo que sé y he conversado con ellas, rechazan la megaminería porque quieren que se les respete la tierra, el agua y el aire. Que se respeten sus tradiciones, su cosmovisión y su identidad… El proyecto de megaminería “Navidad” está sobre territorio aborigen, si no ¿por qué profanaron y sacaron el Chenque y lo trasladaron a Blancuntre?

Apoyo totalmente la iniciativa popular que desea inquietar a los Legisladores, para que una vez por todas descubran la fuerza de la decisión popular y legislen a favor del pueblo, confirmando el respeto y el uso humano del agua, de la tierra y del aire y evitando que queden en manos de empresas que pueden saquear y contaminar.

El agua vale más que el oro, el agua sostiene la vida.

No es no.”

Padre Tono

Share this:

About Joselo Riedel

Joselo Riedel

  • Email

Add Comment