septiembre 8, 2021

Estudiantes Universitarios Wichí: en permanente avance hacia el logro de sus objetivos

Estudiantes Wichí han decidido volver a las asambleas, instancia fundamental de diálogo y organización grupal. Fotografía: Estudiantes Universitarios Wichí.

El Proyecto Ispeyak[1] – Estudiantes Universitarios Wichí, llevado adelante por jóvenes del Pueblo Wichí y apoyado por el Equipo Diocesano de Pastoral Aborigen de Formosa (EDiPA) y la Fundación “Manos de Hermanos”, tiene como finalidad acompañar a jóvenes Wichí en sus estudios terciarios o universitarios, por medio de un programa de becas, tutorías y talleres de formación.

En su informe mensual de agosto, ¿A quién no desinstaló la pandemia?, estudiantes universitarios pertenecientes al Pueblo Wichí en la provincia de Formosa, analizaron la situación que atraviesan desde hace un tiempo y las reflexiones que se dieron durante el receso invernal.

«Este mes es un período muy importante para nuestra organización, es un tiempo de revisarnos en nuestros roles como tutores, como equipo y como comunidad estudiantil. Es un tiempo en donde cada estudiante se piensa a sí mismo, mira hacia atrás y comparte con los demás cómo fue su paso por la universidad o institutos y cómo vivió la virtualidad en la primera parte de año» mencionaron, y añadieron «En agosto, mes de exámenes finales, se comienza a ver el avance y retroceso, se puede observar la adaptación y sentido de pertenencia hacia nuestra organización que cada estudiante va construyendo. También es un tiempo en donde como organización revisamos nuestro trabajo, pensamos nuevas estrategias y nos reinventarnos, sobre todo en este tiempo de pandemia e incertidumbre» refieren, y continúan «observamos que la pandemia ha afectado mucho el hábito de estudio, la organización de los tiempos, la dificultad en el manejo del castellano -segunda lengua- provocando desmotivación y desinterés por la carrera elegida, poca voluntad para la participación en la vida comunitaria de la casa ISPEYAK, en general mucho desgano. Esto nos hace pensar y entender la decisión de tres estudiantes de no volver a la ciudad luego del receso. Mirando desde diferentes perspectivas, comprendemos la situación que atraviesa cada estudiante. El miedo a enfermarse del virus y la lejanía de la familia han influido de manera extrema», citaron.

 

«No podemos dejar de mencionar la situación que está viviendo la Universidad Nacional de Formosa (UNAF), que se relaciona muy directamente con esta problemática estudiantil, y que viene sucediendo mucho antes del Covid. Estamos en un contexto en donde se siente el abandono por parte de La Universidad, hay mucha desinformación, mala atención por parte de los directivos, luchas internas, propuestas no cumplidas, etc. La Universidad está empantanada, como bien lo dice nuestro querido Profesor Mario Olmedo, quien también menciona que en la casa de altos estudios hay carreras no aprobadas, equipos de conducción agrietados, carreras no acreditadas, un solo posgrado, entre otras situaciones», expusieron.

 

Sobre su percepción de la dinámica universitaria señalaron que: «en los últimos días en la UNAF han ocurrido hechos muy preocupantes, situaciones de mucha violencia a causa de intereses políticos que han contaminado los pasillos de un espacio que se fue ganando y construyendo gracias a grandes luchas, que hoy es una de las instituciones más importantes para nuestro presente y futuro, como dice Olmedo.

Por eso no podemos dejar de relacionar la situación que vive nuestra Universidad con la realidad académica de los y las estudiantes que no se adaptan a la incoherencia y al descrédito de una institución formadora de ciudadanos».

 

Ante estas situaciones, desde Proyecto IspeyakEstudiantes Universitarios Wichí han decidido, «teniendo en cuenta la flexibilización de algunas actividades, volver a las asambleas, instancia fundamental de diálogo y organización grupal, necesitamos volver a fortalecer la identidad de nuestra organización y trabajar en conjunto para salir adelante en este camino de la educación superior. Como verán, la pandemia nos “desinstaló”», reconocieron.

 

«Estamos organizándonos para estar en los diferentes espacios que complementarán el cursado de las asignaturas. Hemos decidido acompañar muy de cerca a cada estudiante, tanto en lo personal como en lo académico, principalmente para fortalecer su autoestima, ya que una autoestima baja repercute en el deficiente desempeño académico, es decir, hace que muestren poca motivación, no sean organizados/as, ni dediquen el tiempo suficiente para estudiar, además es fundamental trabajar el sentido de pertenencia a la comunidad estudiantil, incentivar la creatividad y a la oralidad», describieron.

 

«Nos dimos cuenta que es necesario y urgente retomar los espacios de estudio que realizábamos en la casa ISPEYAK y los encuentros de exposiciones, que consiste en que el estudiante elija, lea y estudie un tema de la materia para luego presentar a los compañeros y de esa manera vaya preparándose y se sienta con más seguridad a la hora de rendir su examen. Con esta metodología de trabajo crearemos grupos para fortalecer la parte del castellano y el hábito de estudio que muchos han disminuido durante este tiempo de pandemia», adelantaron.

«El comedor se ha vuelto una opción de nuestra organización, al ver el hambre de varios. Son un promedio de 25 estudiantes que diariamente almuerzan y varios desayunan. Por ahora está funcionando muy bien y a pesar de las restricciones supimos llevar y adaptarnos con los protocolos establecidos, está en pleno funcionamiento gracias al compromiso de los mismos estudiantes que se organizan en grupos para preparar la comida y a los solidarios que nos están ayudando de diversas maneras. Vemos con alegría que una buena comida nutritiva fortalece cuerpos y también las ganas de estudiar. También hemos tenido que organizar un espacio para la cocina de manera que tuvimos que hacer algunas refacciones para colocar una mesada, luz y ventiladores, mesas y sillas.

 

«Estamos muy contentos de poder seguir trabajando con los jóvenes Wichí que la pelean día a día. Y sabemos que esa alegría es de ustedes también.

La pandemia nos afectó a todos y ha mostrado las miserias humanas más profundas. Pero no ha podido matar sueños y esperanzas de un mundo más humano “donde quepan todos”. En una cruz, la Vida venció toda muerte».

[1]Termino Wichí que significa: Renacer de la vida.

 

#Estudiantes Wichí

#Formosa

#TerritotioClamorDeJusticia

 

Share this:

About Cintia Gimenez

Cintia Gimenez

  • Email

Add Comment