septiembre 15, 2021

La Comunidad Misión Wichí logra un valioso reconocimiento territorial

1253 hectáreas fueron reconocidas a la Comunidad Misión Wichí, a raíz de planos de posesión veinteañal y luego de un prolongado tiempo de lucha en General Mosconi, provincia de Salta. Se certifica en este caso, “el modo de adquisición de derechos reales por la posesión en forma continua, pública, pacífica e ininterrumpida, durante el tiempo establecido por la ley”.

Reunión de la Comunidad. Foto: Archivo M. Filippini.

La Sala Primera de la Cámara de Apelaciones en lo Civil y Comercial  de la Ciudad de Salta declaró adquirida por la Comunidad “la titularidad del dominio de las fracciones correspondientes a los polígonos A, B, C y D -según plano de mensura para posesión veinteañal Nº 1.565- respecto los inmuebles que fueron objeto de la pretensión contenida en la demanda; en los términos y con los alcances de la presente, con fecha 2 de diciembre de 1986”.

Fue en el año 1978, que la Comunidad, por propia elección, después de haber escuchado distintas opciones, decidió iniciar un Juicio de Prescripción Adquisitiva de Derecho: “Misión Wichí Mataco-Misión Tolaba -así se los reconocía entonces- vs León y Chibán S.A. Expte. 3536/86”, como ciudadanos argentinos. Se hicieron pruebas arqueológicas, encontrando enterratorios, tinajas y demás elementos muy antiguos, presentando nota de los primeros pobladores de Mosconi que reconocían que los indígenas estaban en el lugar mucho antes de que ellos llegaran, como así también otros compendios y muchas pruebas, todas fuertes, de la Iglesia Católica, de la Universidad Nacional de Salta, de organismos oficiales y otros.

Todas las hectáreas reclamadas por la Comunidad -alambradas por ellos- es lo mínimo que le correspondería, solo una parte de  un territorio ancestral, lo que les era indispensable para vivir, de las 20.000 con que contaba la contraria. Como fondo de la cuestión se puede mencionar que este Territorio Indígena está en el pueblo, ahora ciudad de General Mosconi y tienen mucho valor económico, aunque para ellos es mucho mayor el valor espiritual de su relación con él y  la seguridad que les otorga un Título de Propiedad.

Año 1980, un grupo de mujeres Wichí lleva paja para construir su casa. Foto: Archivo M. Filippini.

El 12 de octubre de 2012, fecha emblemática para la causa indígena americana, dictan la primera sentencia judicial reconociendo a la Comunidad Wichí como legítima propietaria del lugar. Sin embargo, la otra parte apeló y el juicio pasó a Salta, capital de la provincia, para ser resuelto en la Cámara de Apelaciones, Sala I.

El Juez de Primera Instancia había manifestado, “la voluminosa y contundente prueba ofrecida y producida, resulta acreditado que la Comunidad viene ejerciendo la posesión de esas tierras desde tiempos inmemoriales (…) sin que nadie, salvo la demandada, aunque sin éxito haya intentado perturbarla”, esto demostrada la existencia, posesión territorial, cultura, pautas de organización, espacios comunitarios, costumbres heredadas de sus ancestros de generación en generación.

Año 1972 llegan las Hermanas del Sagrado Corazón a la Comunidad. A la derecha la Hermana M. Rosa Landín, la primera en llegar. Foto: Archivo M. Filippini.

Este 26 de agosto de 2021 se emitió la sentencia de Segunda  Instancia, reconociendo totalmente los derechos en la totalidad del Plano 1565, presentado por los miembros de la Comunidad.

“Esta noticia es muy buena para celebrar, gracias a todos los que colaboraron con sus notas y sus firmas”, manifestó a Gajos la Hna. Margarita Filippini, miembro del Equipo Diocesano de Pastoral Aborigen (EDiPA) de Orán, quien colabora y acompaña al Pueblo Wichí desde hace 46 años. Así también Victorino Lorenzo, José Ramón Tolaba y Miguel Ángel Lorenzo, miembros de la Comunidad manifiestan su alegría luego de este fallo que les permite tener tranquilidad en su territorio.

“Estamos felices y agradecidos porque salió esta segunda sentencia favorable totalmente a la Misión Wichí, una sentencia que no tiene desperdicio. Hay muchísima gente que nos ayudó en esto, montón de cosas se han hecho”, expresan y agregan, “es un alivio porque vamos a poder seguir trabajando sin problemas y es un reconocimiento a los derechos Indígenas”.

Con relación a la situación actual de la Comunidad y los vericuetos que involucran manejos dudosos que afectan el normal desarrollo comunitario, Filippini y los miembros de la Comunidad indican, “la parte contraria junto a sus aliados del Instituto Provincial de Pueblos Indígenas de Salta, el INAI, los de reordenamiento territorial de Salta y algunos políticos intentan por todos los medios dividir a la Comunidad y han nombrado caciques a personas de otros lugares o de aquí mismo, les han dado Personería Jurídica, les pagan mensualmente, los tienen a su disposición para todo piquete. Y lo más grave es que se presentan siempre a escondidas de Misión Wichí, vienen más o menos una vez al mes. Llegan también con un representante de la contraria, el “Pelado” Martínez, y les han hecho croquis o planos y dicen que les entregarán los títulos de las tierras. Todo dentro del plano 1565/ 86 aprobado oficialmente desde 1986”.

De Izquierda a derecha, Hna. Margarita Filippini, Miguel Ángel Lorenzo y José Ramón Tolaba, (Ñuquichi). Foto: Archivo M. Filippini.

La propiedad de la Comunidad sobre el territorio es indiscutible, son preexistentes. Lo reconocido   les llevó años de lucha frente a una empresa que ocupa sus tierras ancestrales.

A veces la Justicia hace justicia…

Share this:

About Cintia Gimenez

Cintia Gimenez

  • Email

Add Comment