julio 9, 2020

Un caso Indígena en Chubut llegará por segunda vez a la Corte Suprema de la Nación.

El Superior Tribunal de Justicia de Chubut (STJCh) notificó este 8 de julio, a la familia Pilquiman, que elevará su caso a la Corte Suprema para tratar por segunda vez sus cuestionamientos contra las sentencias dictadas por los jueces de la provincia de Chubut.


El caso se inició el en año 2007 cuando Don Crecencio Pilquiman tomó conocimiento que el Instituto de Tierras de Chubut –Instituto Autárquico de Colonización (IAC)- había concedido derechos sobre un campo que tradicionalmente fue de la familia Pilquiman a un hacendado de la zona y sin consultar a la Comunidad Indígena afectada ni a las familias linderas.


Se interpuso una acción de amparo que tuvo sucesivas sentencias de rechazo por los tribunales de Chubut hasta que, en el año 2014, tuvo que ser la Corte Suprema de Justicia de la Nación la que señalara que debían considerarse los derechos Indígenas involucrados. Así es que, en febrero de este año, ya fallecido Don Crecencio Pilquiman, el STJCh trató el caso nuevamente y si bien cuestionó la falta de actuación de la Comisión de Tierras Indígenas y exhortó al Legislativo y al IAC a su implementación, consideró que, con esta instancia anterior a la reforma de la Constitución, se cumplía con el derecho a la participación y la consulta.


Cabe aclarar que la instancia anterior a la reforma constitucional es referencial a la Ley de Tierras Nro. 3765 del año 1992, que preveía una Comisión de Tierras Indígenas que nunca se constituyó. En este sentido, la sentencia de este año del STJCh dice que con poner en marcha esta Comisión de 1992 -instancia previa a la reforma de la Constitución- se cumple con la participación Indígena, es decir que se insiste con una cuestión ya superada por la Constitución Nacional y el Convenio 169, además de los fallos de la Corte.


Este derecho, que está previsto tanto en la Constitución Nacional como en el Convenio 169 de la OIT, el tratado de Derechos Humanos más importante para los Pueblos Indígenas y consiste en que el Estado no puede decidir nada que afecte los intereses de estos Pueblos sin una consulta previa, de buena fe, a través de sus instituciones representativas y destinada a obtener un consentimiento.


“El caso Pilquiman es una clara muestra de la forma en que los Tribunales -salvo honrosas excepciones- se posicionan frente a los reclamos de los Pueblos Indígenas e incluso sobre la existencia misma de estos Pueblos, que en general aparece negada o puesta en duda. La comprensión de la diversidad cultural como paradigma de una nueva relación del Estado con estos pueblos es parte de una agenda pendiente”, indicó el abogado Eduardo Hualpa.


Esta sentencia de contenido insuficiente de inicios de este año, motivó a la familia Pilquiman a volver a presentar un Recurso Extraordinario Federal, que el STJCH acaba de considerar adecuadamente planteado, por lo que elevará el expediente para que lo revise el máximo Tribunal de nuestro país. Si el recurso hubiera sido rechazado, la familia debería haber planteado un nuevo recurso en Buenos Aires, que se llama queja por recurso extraordinario denegado y que es costosísimo, como lo hicieron en el año 2008.

Share this:

About Joselo Riedel

Joselo Riedel

  • Email

Add Comment